En las últimas décadas, la industria del reciclaje de neumáticos ha crecido. No solo es bueno para quienes desean deshacerse de sus llantas usadas, sino que también es una buena noticia para el medio ambiente. La eliminación adecuada de neumáticos es fundamental.


El reciclaje ahorra cantidades impresionantes de energía, lo que finalmente reduce las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, reciclar cuatro neumáticos reduce el CO2 en aproximadamente 146.5 kilos, lo que equivale a 68.1litros de gasolina.


Algunas de sus ventajas son:


Combustible: las llantas de desecho enteras se queman como combustible. Se queman más por eso son más limpios que el carbón, lo que reduce las emisiones de carbono.


Materiales de construcción: los neumáticos de desecho se utilizan para carreteras y proyectos de ingeniería civil, como paredes de sonido, cimientos de puentes y vertederos.


Caucho desmenuzado: Finalmente, el caucho molido producido a partir de llantas de desecho puede usarse para protectores de lodo de vehículos, llantas de piso, topes y alfombras antifatiga.


Neumáticos reciclados: los neumáticos reciclados a veces se pueden remodelar con nuevas bandas de rodadura y paredes laterales para crear una alternativa rentable a los neumáticos nuevos. Cuando se fabrican correctamente, los neumáticos remodelados pueden resistir el uso diario y tienen garantías similares a los neumáticos nuevos.


Síguenos y aprende más sobre el mundo automotriz y sus refacciones.